Turismo fluvial

Alquila un barco con tu familia, en pareja o con un grupo de amigos y adéntrate en los 375 km de ríos navegables.

No necesitas permiso para conducir estos barcos que disponen de unas comodidades semejantes a las de una casa: cabinas espaciosas, baño con wc y ducha, un rincón de cocina totalmente equipado y para aprovechar el paisaje y el sol: terraza con solarium. Conoce el río Mayenne y su camino de sirga, los pueblos con encanto de los meandros del río Sarthe, el tranquilo río Oudon, el río Erdre bordeado de sus elegantes palacetes y castillos y las esclusas centenarias del canal de Nantes a Brest y disfruta de los paisajes y de las floridas esclusas para charlar un rato con el esclusero… ¡Descubre la edad de oro del comercio fluvial y multiplica las escalas!