5 razones para visitar La Roche-sur-Yon

Les_Animaux_Place_Napoleon
Musee_du_chocolat
Haras-National
Espace-des-Records
Le_Chaos_du_Piquet

Napoleón la puso en el mapa, pero La Roche-sur-Yon tiene buenos motivos para una visita. Disfruta de 5 experiencias insólitas de esta alegre capital de Vendea

1- Dirigir animales mecánicos en la plaza central

A los niños les encanta ponerse a los mandos que activan los movimientos de cada animal: un hipopótamo, un cocodrilo, una perca del Nilo, un mochuelo, un dromedario y hasta flamencos rosas componen esta manada variopinta de animales creada por el famoso escenógrafo de Nantes François Delarozière. Todos los animales acuden a beber a las charcas de la plaza Napoléon. ¡Ven a divertirte con los niños!

2- Visitar el sorprendente Museo del Chocolate

El maestro chocolatero Patrick Gelencser, considerado uno de los mejores de Francia, abrió aquí un museo para narrar la historia del cacao, de sus orígenes mayas hasta nuestros días. Es una visita que se saborea en el marco de seis universos trufados de dispositivos multimedia, animaciones y salpicados de deliciosas degustaciones. Al final del recorrido, el visitante puede observar a los trabajadores de la fábrica manos a la obra. ¡Qué rico!

3- Conocer el Haras de Vendee

El Acaballadero de Vendea fue creado en 1843 y sigue siendo una prestigiosa institución dedicada al mundo del jinete y el caballo.Se halla en un magnífico parque de más de 4 hectáreas que gira alrededor de las artes ecuestres. Los visitantes pueden asistir a demostraciones, descubrir los secretos de este lugar mítico, subir a un carruaje, entrar en las caballerizas e incluso asistir a sesiones de trabajo comentadas.

4- Extasiarse en el Espacio de los Récords Mundiales

Un poco más al sur de la Roche-sur-Yon, en la ciudad de Aubigny, se halla un extraño museo que recuerda que este municipio se empeñó entre 1983 y 1992 en convertirse en la “Capital Mundial de los Récords”. Los recuerdos de esa alocada epopeya se conservan aquí, a imagen de esa llave de 9 metros de altura, el zueco de talla 200 o la cuchara de 2,40 metros.

5- Encontrar hadas y duendes en el valle del Yon

El río Yon cruza la ciudad y discurre hacia el sur hasta llegar al municipio de Tablie, donde se halla un lugar conocido como Le Chaos de Piquet. Georges Clémenceau, médico famoso que llegó a ser primer ministro de Francia, era un visitante fiel del lugar y le gustaba compararlo con los paisajes suizos. En este punto, el río juega a formar torrentes que golpean las piedras y bloques de granito entre ruinas de molinos y fábricas de hilo. Es un lugar mágico con sus propias leyendas y personajes como Gargantúa, el hada de las aguas o las famosas marmitas de gigante (bien visibles).

Quizás también te interese leer

PLACE NAPOLEON - LES ANIMAUX DE LA PLACE

Venez découvrir le bestiaire mécanique imaginé par François Delarozière de la compagnie La Machine : crocodile, ibis sacré, hippop
Más información

Vous aimerez aussi