¡Llena la cesta de la compra en los mercados más bonitos de la región!

Marché des Halles Centrales - Les Sables-d'Olonne
Marché de Talensac - Nantes

Es tan agradable pasear por estos mercados con tanto carácter y con ese ambiente tan especial. Además, en el mercado encontrarás productos de calidad nacidos de estas tierras tan fértiles.

El más yodado - Marché des Halles Centrales, Les Sables-d’Olonne (Vendée)

El magnífico edificio del mercado cubierto de Les Sables-d’Olonne resalta aún más este mercado abierto de martes a domingos por la mañana. Aquí encontrarás productos de gran valor de la provincia de Vendée: pollo de Challans, queso de cabra de Aizenay y, por supuesto, pescados y mariscos directamente llegados de la subasta. Los miércoles y los sábados por la mañana, en la primera planta se colocan los puestos de los productores locales que ofrecen, por ejemplo, el oro blanco de las salinas cercanas y los vinos de Vendée.

El más pintoresco – Marché de La Ferté-Bernard (Sarthe)

Cada sábado se instala un mercado con aires de pueblo en el barrio de Saint-Antoine de esta pequeña localidad situada al Norte de Le Mans. Los puestos se extienden desde los pies de la iglesia hasta el Café Voltaire, donde se practica la contemplación de la zona tomando algo. Mientras los clientes van y vienen entre los puestos, los vendedores exhiben sus maravillas: queso de cabra fresco de Champrond, rustido de ciervo de Villaines-la-Gonais, rillettes o variedades de manzanas producidas en las puertas del antiguo condado de Perche.

El más tradicional – Château-Gontier (Mayenne)

Château-Gontier es la tercera ciudad de la provincia de Mayenne y cada jueves por la mañana las calles del centro de la ciudad se animan con más de 100 comerciantes: verduleros, queseros, carniceros o bodegueros despliegan sus puestos. También pueden comprarse animales vivos como conejos o aves. Al otro lado del río, el parque Saint-Fiacre celebra un mercado de ganado con un ambiente muy característico. Aquí aún es costumbre que vendedores y compradores se golpeen las manos para cerrar los tratos.

El más bucólico – Marché de Bouchemaine (Maine-et-Loire)

Es difícil encontrar un marco más campestre que el del mercado de Bouchemaine, situado bajo los árboles que bordean un agradable río… No lejos de Angers, esta encantadora población situada en la confluencia del río Loira y del Maine celebra cada domingo por la mañana un mercado con una veintena de puestos gastronómicos: verdura, pescado, carne, miel, zumos de fruta, ostras, crepes… Después de llenar el cesto, la terraza ante el río del restaurante Le Noé prepara unas frituras del Loira deliciosas que bien merecen una copa de vino blanco.

El más majestuoso – Marché de Guérande (Loire-Atlantique)

¿Existe un lugar más bonito que la ciudad medieval de Guérande para albergar un mercado? Cada miércoles y sábado por la mañana, los vendedores ambulantes cruzan las murallas y se instalan bajo la mirada protectora de la suntuosa colegiata de Saint-Aubin. A dos pasos del mercado cubierto, exhiben unos productos excepcionales de producción local y muy a menudo ecológica. Al llegar el buen tiempo los vendedores de gafas, sombreros y bisutería se unen al mercado y las terrazas de los alrededores hierven de actividad.

Vous aimerez aussi