Paseo en un pueblecito de pescadores

Ruelles de Trentemoult
Quais de Trentemoult
Port de Trentemoult
Paimboeuf, situé sur l'estuaire de la Loire

Acércate a conocer Trentemoult, un bonito y sorprendente pueblecito de pescadores en la ribera del Loira. Entre casitas coloridas, un dédalo de callejuelas y plantaciones exóticas, el pueblo exhibe un amable ambiente bohemio que seduce a los nanteses.

Trentemoult, un pueblo de pescadores muy colorido!

Es navegar 5 minutos con el Navibus, con salida en la Estación Marítima de Nantes, y aparecer ante una línea de viviendas que parece la paleta de un pintor. Una de las fachadas luce una pintura publicitaria “Petit Beurre Lu” que trasporta a otras épocas. Justo al lado, la crepería “La Reine Blanche” lleva el nombre de una película que rodó por allí Jean-Loup Hubert, otro enamorado de Trentemoult. Los pescadores que antes poblaban este pueblo tan característico solían pintar sus casas con los restos de pintura de los cascos de barcos. La tradición perdura y casa perfectamente con el ambiente bohemio que flota aquí, lejos de la agitación urbana.

Un lugar ideal para ir a tomar algo junto al Loira

Un paseo por las callejuelas te muestra palmeras y plantas exóticas a mansalva. Resulta que los marinos que vivían aquí solían traerlas de lugares lejanos. Las residencias burguesas de los que superaron el Cabo de Hornos destacan en el casco urbano, mientras en las riberas se multiplican los bares y los restaurantes conocidos por su pescado y marisco. Siempre es un placer cruzar a Trentemoult para tomar algo junto al río. Además a lo largo del año, se organizan conciertos, regatas, ferias brocantes y un mercado ecológico todos los domingos. Seguro que te enamora.

Otros pueblos de pescadores en la región Pays de la Loire

Por supuesto, esta región cuenta con otros muchos más pueblecitos encantadores. Si subes un poco el estuario, llegarás a Paimboeuf, que fue el antepuerto de Nantes en el siglo XVII. Y en sentido contrario, ya en la provincia de Maine-et-Loire, el río conduce hasta la población de La Patache, cuyas casas pintorescas se yerguen encaramadas a las colinas. Por el lado de la provincia de Vendée, La Chaume, aunque actualmente anexada a Les Sables d’Olonne, sigue conservando su caché asentada ante el canal que muere en el océano. Le Veil, en la isla de Noirmoutier, seduce por sus casas blancas con postigos azules entre campos de patatas, océano por doquier y el majestuoso bosque de la Chaise.

¿Listos para tanta belleza?

Vous aimerez aussi