Abadías majestuosas

Abadía de Maillezais (Vendée)

Espléndida abadía, fundada alrededor del año 1000 y que domina el Marais Poitevin (marisma de Poitou). En el Renacimiento, el escritor Rabelais estudió aquí durante cinco años. Posteriormente, fue transformada en catedral de dimensiones colosales, dotada de siete campanarios e iluminada por inmensas vidrieras. Sus majestuosas ruinas son testigo de su glorioso pasado, que durante el verano es posible conocer gracias a espectáculos y eventos musicales.

Abadía de Melleray (Loire-Atlantique)

Esta abadía fue fundada en 1145 por los monjes trapenses, que la abandonaron en 2016 para dejar paso a la comunidad de Chemin Neuf. Antiguamente era famosa en el ámbito hortícola. Hoy sigue haciendo gala de la sobriedad de su arquitectura cisterciense, que se combina con el refinamiento de los salones del siglo XVIII contiguos. Es posible asistir a los oficios, comprar en la tienda de productos locales o incluso pasar la noche gracias en las dependencias previstas como alojamiento.

Abadía Notre-Dame-du-Port-du-Salut (Mayenne)

Aquí, en Entrammes, a orillas del río Mayenne, fue donde se inventó el famoso queso Port Salut. En el siglo XIX, los monjes encontraron la manera de conservar la leche que producían, gracias a este queso de textura blanda y sabor delicado. Y aunque ya no lo fabrican en la abadía, los religiosos siguen acogiendo al público en la tienda, la iglesia abacial del siglo XIII o la hospedería, en la que suele alojarse el actor Michael Lonsdale para disfrutar de la quietud del lugar.

Abadía de Solesmes (Sarthe)

A pesar de que esta magnífica abadía, fundada en 1010, no se visita en su totalidad, durante los oficios es posible descubrir la iglesia abacial y sus famosos Saints de Solesmes (santos de Solesmes). Están esculpidos en piedra y son una auténtica obra maestra. Y ya que estás, aprovecha para escuchar el canto gregoriano de los monjes residentes, famosos en todo el mundo por esta especialidad.

Abadía de Fontevraud (Anjou)

Fontevraud, fundada hace cerca de mil años cerca de Saumur por el predicador Robert d’Arbrissel, se convirtió en la abadía más poderosa de Francia y una de las mayores ciudades monásticas de Europa, dirigida a lo largo de los siglos por abadesas. Más tarde Napoleón la convirtió en una de las cárceles más temibles. Y aún hoy el conjunto muestra su esplendor a lo largo de sus 13 hectáreas. En la nave de la iglesia abacial se encuentran las estatuas yacentes de Enrique II Plantagenet y su esposa Leonor de Aquitania, así como la de Ricardo Corazón de León y de Isabel de Angulema.

Abadía de Nieul-sur-l’Autise (Vendée)

No se sabe con certeza si Leonor de Aquitania nació realmente en Nieul-sur-l’Autise. Lo que sí es seguro es que en 1068 concedió el estatus de abadía real a este conjunto. El monumento, sorprendentemente bien conservado, incluye una espléndida abadía y el único claustro románico que ha sobrevivido al paso del tiempo en el Oeste de Francia. El visitante podrá conocer la historia del lugar y la vida monástica en la época medieval gracias a una serie de dispositivos interactivos.

Abadía de l’Epau (Sarthe)

La abadía de l’Epau, situada a la salida de Le Mans, fue construida en el siglo XIII a petición de Berenguela de Navarra, convertida en reina de Inglaterra. En 1984, la reina Isabel, durante su visita, se inclinó ante la estatua funeraria de su antepasada, que yace en la sala capitular del monumento. Esta abadía se considera una referencia de la arquitectura cisterciense en el territorio francés. A lo largo del año se organizan infinidad de eventos culturales.
1 / 7

Maravíllate ante la belleza arquitectónica de las abadías que salpican Pays de la Loire. En cada provincia, estos edificios religiosos a menudo milenarios nos cuentan una parte de la historia y defienden sus particularidades. Te invitamos a una visita en imágenes

Las abadías, lugares sagrados llenos de espiritualidad creados por el hombre desde la Edad Media para permitir la elevación del alma en su intento de acercarse a Dios, tienen la capacidad de cautivar a todo aquel que las observa o las visita. Estos vetustos edificios, que han cruzado los siglos a pesar del paso del tiempo y de los ultrajes perpetrados especialmente durante la Revolución Francesa, suelen presentar un aspecto grandioso y majestuoso. Además, acostumbran a estar situados en emplazamientos excepcionales.

La región de Pays de la Loire cuenta con unas sesenta abadías, entre las que destacan las joyas que presentamos a continuación en imágenes. La más destacada sin duda es Fontevraud, que figura entre los conjuntos más impresionantes de Europa, pero también Maillezais y sus magníficas ruinas, Notre-Dame-du-Port-Salut y su quietud, o Solesmes y sus famosos santos esculpidos.

Vous aimerez aussi