¡Descubre el palacio-museo Robert Tatin!

Musee_Robert-Tatin1
Musee_Robert-Tatin2
Musee_Robert-Tatin3
 Musee_Robert-Tatin4
Musee_Robert-Tatin5

¿Es un templo asiático? ¿Un palacio maya? ¿Una fortaleza maorí? En plena campiña de la provincia de Mayenne, en el municipio de Cossé-le-Vivien, se yergue el extraordinario y monumental palacio-museo del artista Robert Tatin.

Bienvenido a la avenida de los Gigantes

Nada más cruzar la cancela, se te aparecen unos impresionantes personajes de piedra. Es el primer contacto con el universo de Robert Tatin, que imaginó esta avenida de los Gigantes para guiar al visitante hacia su realización surrealista. Este gran soñador de impulsos humanistas invirtió 21 años para edificar su imponente palacio en los terrenos de la granja donde vivió desde 1962.

Un lugar poblado de criaturas extrañas

En realidad este conjunto es una escultura monumental decorado con una miríada de detalles que simbolizan personajes, símbolos y otras criaturas. El explorador por un día se acerca con los ojos abiertos como platos a la entrada protegida por un dragón gigante de boca amenazadora… En el interior, hallará el jardín de meditación, un lugar tranquilo con un estanque en el que beben extrañas criaturas. Y después, entre pequeñas aberturas, el visitante avanza hacia las salas que contienen pinturas, esculturas y cerámicas de Robert Tatin. Además de ser carpintero de formación y tener un talento de constructor sin igual, era un artista reconocido en el mundo entero.

La casa de Robert Tatin es en sí misma una obra de arte

Sus numerosos viajes a América del Sur le permitieron forjarse este imaginario y asentar las bases de un universo increíble. Un poco más lejos, se halla la residencia del propietario de este lugar, decorada de manera sorprendente, y un campo de esculturas con obras de artistas contemporáneos. Al finalizarla visita, hay que pasar ante la puerta de los Gigantes, en la que Robert Tatin rinde homenaje a sus pintores admirados. Así es el palacio que concibió este artista polifacético: arquitecto, ceramista, litógrafo, pintor, escultor y hasta diseñador de ropa.

¡Un universo que no deja indiferente!

Descrubre el museo Robert Tatin

Quizás también te interese leer

Vous aimerez aussi