Escal’Atlantic: sube a un trasatlántico como los de antes y viaja en el tiempo

Escal-Atlantic-Saint-Nazaire1
Escal-Atlantic-Saint-Nazaire2
Escal-Atlantic-Saint-Nazaire3
Escal-Atlantic-Saint-Nazaire4

La base submarina de Saint-Nazaire esconde un tesoro. Se trata de una estructura conocida como Escal’Atlantic que recrea en tres niveles y 3.700 m2 escenografiados la atmósfera de los trasatlánticos del siglo pasado. Es como si vivieras ese momento.

Una sala de embarque como las de entonces

¿Pero adónde conduce esa pasarela que traspasa el grueso muro de la base submarina? El visitante que se atreve a subirla se encontrará con un imponente casco de barco y, si avanza un poco más, llegará a una sala de embarque como las del pasado. Parece como si volviéramos a los años 30, a la época dorada de los trasatlánticos que unían regularmente los continentes. Un panel enorme procedente del auténtico trasatlántico Normardie decora una de las paredes.

Las cabinas, el comedor, el puente…

Escal’Atlantic te sumerge en 25 espacios escenografiados que recrean el ambiente de estos gigantes de los mares, que podrás visitar a tu aire. Así conocerás la atmósfera de las cabinas, la sala de máquinas, el majestuoso comedor o incluso el entrepuente, donde se hacinaban los emigrantes… También sorprende el bar, donde se puede pedir un verdadero cóctel, o el puente de paseo, un lugar mágico equipado con hamacas frente a las que una proyección transmite la sensación de encontrarse en alta mar, en el momento de la salida del sol o durante una tormenta.

Dispositivos multimedia para divertirse

En total, casi 200 objetos procedentes de barcos legendarios como el France, el Normandie o el Liberté decoran los diversos espacios de Escal’Atlantic. Son como reliquias suntuosas que refuerzan la inmersión del visitante: vajilla fina, accesorios de viaje o elementos decorativos. A la vez, las pantallas digitales narran su historia, mientras que los dispositivos multimedia o juegos ofrecen a pequeños y mayores motivos para divertirse por ejemplo convirtiéndose en el director de la compañía marítima que tendrá que gestionar su flota transatlántica en un imponente mapamundi interactivo. Al acabar la visita, el visitante se frotará los ojos con la impresión de haber sido transportado en el espacio-tiempo. ¡Que tengas una buena travesía!

Vous aimerez aussi