4 buenas razones para recorrer la Vélo Francette

Sur l'itinéraire de la Vélo Francette, St-Loup-du-Gast
Château de Montreuil-Bellay
Chemin de halage de la Mayenne - Ecluse de la Benâtre à Origné
Ancien pont mégalithique au-dessus du Thouet - Artannes-sur-Thouet - Anjou
Parc végétal Terra Botanica
Château d'Angers

¿Tienes ganas de descubrir los placeres del cicloturismo? Pues decídete por la Vélo Franchette, en Pays de la Loire, una experiencia de turismo tranquilo, bucólica y reparadora.

Ralentizar el ritmo

La ruta Vélo Franchette conecta Ouistreham con La Rochelle. El mejor tramo es el que surca Pays de la Loire, con 235 km a recorrer en bicicleta, en solitario, en pareja, en familia o con amigos. Aquí todo es quietud y tranquilidad. Vivirás al ritmo de la naturaleza, de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad, atravesando Mayenne, Maine-et-Loire y Vendée.

De hecho, la canción de Yves Montant llamada Quand on partait de bon matin, à bicyclette (cuando salíamos de madrugada, en bicicleta) podría convertirse en el himno de la Vélo Franchette de Daon en Mayenne a Montreuil-Bellay, ciudad con carácter de Maine-et-Loire.

Tú eliges el ritmo de tu bicicleta de carretera o bici eléctrica para seguir el itinerario señalizado de esta ciclorruta. Verás desfilar paisajes rurales, que se alternan con bonitas mansiones, castillos y esclusas.

Seguir las curvas de los ríos

Imagina un camino de sirga de más de 100 km, que transcurre junto a un río tranquilo, flanqueado por árboles de sombra que se agradece cuando el sol está en su punto más alto. Descubrirás las orillas de algunos de los cursos de agua más bonitos de Francia: los ríos Mayenne, Maine, Sarthe y el emblemático Loira.

Dado que el desnivel de la Vélo Franchette es casi nulo, es una buena opción para un primer viaje de cicloturismo o para viajar en bicicleta en familia con niños pequeños.

Te encantará superar las pasarelas, cruzar esclusas, circular por pistas sin asfaltar, tomar el imponente viaducto ferroviario cerca de Laval o comer en un bistrot de pueblo. La mayor parte del recorrido transcurre por vías verdes que no comparten los vehículos motorizados.

Compartir experiencias simples y auténticas

Y si te apartas del itinerario para ver algo nuevo, descubrirás el patrimonio local y a aquellos que le dan vida.

Por ejemplo, la visita del casco antiguo de Laval con su castillo medieval, la degustación de vinos en una bodega, el descubrimiento de las termas de Entrammes... Y entre las etapas emblemáticas está Angers, con su castillo y el parque Terra Botanica; o Saumur, con el castillo y su famosa escuela de equitación, el Cadre Noir.

Rendir homenaje al territorio a lo largo de la Vélo Francette

¿Qué mejor que una buena comida para hacer un alto a mediodía o tras haber pedaleado varias horas?

En Pays de la Loire encontrarás una gran variedad de bistrots y restaurantes. Suelen servir cocina regional, como por ejemplo en el insólito restaurante acondicionado en la esclusa de la Benâtre, en Origné.

Y para dormir, la oferta de alojamiento en Pays de la Loire es amplia y variada y se adapta a las necesidades de cada uno, tanto si te decantas, por ejemplo, por el ambiente acogedor de una chambre d’hôte (casa de huéspedes) o por una noche en un camping en plena naturaleza.

Y cuando termines la estancia en Pays de la Loire por la Vélo Francette, volverás a casa habiendo trabajado las pantorrillas y descansado la mente.

Quizás también te interese leer

Vous aimerez aussi